jueves, 2 de junio de 2011

El derbi canario y los vaticinios atrevidos

Algunos presidentes de clubes de fútbol en ocasiones con el fin de ganarse a sus aficionados, y porqué no decirlo hacer populismo, al ser interrogados por sus impresiones sobre un resultado o competición hacen pronósticos que el destino con frecuencia se encarga de echar por tierra, produciéndose resultados que suelen ser opuestos a lo pronosticado. Estos presidentes quedan en una situación muy desfavorable de cara a los medios de comunicación y sobre todo, de cara a las aficiones rivales que suelen encargarse de recordarles su vaticinio. Pueden valer como ejemplos lo dicho por Vicente Boluda antes de disputarse unos octavos de final de Champions Real Madrid-Liverpool "aquí ganaremos 3-0 y allí (en Anfield) los vamos a chorrear", lo declarado por José María del Nido antes del partido de vuelta de unas semifinales de copa Athetic-Sevilla "nos comeremos al león desde la melena a la cola", o más recientemente lo pronosticado por Sandro Rosell en la semana que se disputaba la final de la Copa del Rey Real Madrid-FC Barcelona "ganaremos 5-0 para no perder la costumbre".

El derbi canario entre la UD Las Palmas y el CD Tenerife viene marcado por algo similar a lo anteriormente expuesto. En plena pretemporada al publicarse el calendario de la Liga Adelante y conocerse que en la última jornada de la competición se jugaría dicho derbi en el estadio de Gran Canaria, el presidente del Tenerife, Miguel Concepción manifestó que de cara a este partido le gustaría llegar ascendido a Primera División y "que en Gran Canaria nos hicieran el pasillo". El destino a vuelto a ser cruel con el apocalíptico presidente y a este choque ha llegado el Tenerife descendido a Segunda División B, mientras que Las Palmas obtuvo la permanencia matemática dos jornadas atrás. Sin puntos en litigio, parece que el interés del partido estará en las gradas puesto que lo que suceda en el terreno de juego no resultará trascendental. Prueba de ello es que la enfermería del representativo blanquiazul se ha llenado de manera sorprendente, y probablemente muchos de sus jugadores más jóvenes como Omar, Josmar Zambrano o Germán, serán los que tengan que pasar el mal trago en el estadio del eterno rival. Mientras tanto el club trabaja contra reloj en los despachos, puesto que la mayoría de la plantilla tinerfeña será finiquitada antes del 30 de junio al tener contratos demasiado elevados para la categoría de bronce. A su vez la Unión Deportiva ya planifica la próxima temporada con un mínimo de ocho bajas confirmadas para el próximo curso y el partido servirá para despedir a algunos de éstos jugadores, destacando el adiós de los que han saboreado la Primera División con la elástica amarilla (Josico, Guayre y Jorge), o el recientemente renovado por objetivos Adrián Pollo al que el club le ha comunicado que no cuenta con sus servicios.

No todo es de color de rosa en el conjunto grancanario. Hay cierto mal estar entre los seguidores amarillos con la directiva encabezada por Miguel Ángel Ramírez, ya que éste ha denominado el partido como día del club, teniendo que pasar los abonados por caja y señalando precios algo más altos de los habituales para el resto del público. Lamentan que los últimos años han estado sufriendo hasta la última jornada para salvar la categoría, y ahora que ha llegado un partido sin puntos en juego donde poder disfrutar, la directiva no ha sido generosa con su hinchada. El club ha justificado la decisión argumentando que el derbi es un partido que entra en los presupuestos del ejercicio económico, y esto unido a que algunos patrocinadores de la entidad se están retirando, pues no ha quedado más remedio que pedir un esfuerzo a la afición. Además todos (o casi todos) los clubes profesionales designan un día de jornada económica por temporada, y Las Palmas no iba a ser diferente.

No hay comentarios: