martes, 28 de junio de 2011

La fuerza del destino

En el deporte en general y en el fútbol en particular, la gestión deportiva, económica, institucional y en definitiva todo lo que rodea a un club de fútbol profesional suele estar minuciosamente estudiado, pero a veces suceden algunos acontecimientos que repercuten considerablemente en la historia de un club, en algunos casos por tomar o haber dejado de tomar algunas decisiones, y en otros por las curiosidades del propio fútbol. Hay que dejar claro que detrás de cada uno de estos sucesos que describiré a continuación, ha habido un trabajo posterior cualificado para extraer el máximo rendimiento a estas gambetas del destino, por tanto solo cabe otorgar todo el reconocimiento y mérito a los logros deportivos obtenidos con el buen hacer de los profesionales de cada uno de los clubes.

El difunto Jesús Gil eliminó las categorías inferiores del Atlético de Madrid propiciando que Raúl González, que ya apuntaba a figura por aquel entonces, con 15 años se enrolara en el equipo cadete del Real Madrid, para posteriormente desarrollar una carrera en el conjunto merengue que le convertiría en símbolo del club y leyenda del fútbol. El buen trabajo del Madrid en general y de Jorge Valdano en particular para hacer debutar, y mucho más importante, mantener de titular toda la temporada en el primer equipo a Raúl con sólo 17 años, es indiscutible, pero si Jesús Gil no hubiese tomado aquella sorprendente decisión, el futuro hubiera sido distinto para todas la partes implicadas.

La temporada 2007-2008 significaría la última de Frank Rijkaard al frente del banquillo del FC Barcelona. El Barça y su entorno opinaban sobre el candidato ideal para sustituir al holandés, al que consideraban muy buena persona pero falto de carácter para dirigir a un equipo que había bajado considerablemente su rendimiento durante las dos últimas temporadas. Las encuestas, blogs y diarios catalanes preferían que el elegido fuera José Mourinho. La buena gestión de la junta directiva encabezada por Joan Laporta a la hora de apostar por Pep Guardiola ha tenido su recompensa creándose uno de los mejores equipos de la historia, pero nadie en el barcelonismo se hubiera echado las manos a la cabeza en verano de 2008 si el técnico firmado finalmente hubiera sido Mourinho.

La temporada 2009-2010 el Atlético de Madrid disputa la Champions League con una triste actuación. Obtiene 3 puntos de 18 posibles, encaja goleadas ante Chelsea (4-0) y Oporto (0-3), siendo incapaz de ganar un sólo partido ni siquiera al modesto Apoel Nicosia chipriota. Esa pésima primera fase de competición eliminó al Atleti de la Champions pero (al quedar tercero de su grupo) le permitió disputar la Europa Legue, para posteriormente alzarse con el Trofeo en la final de Hamburgo ante el Fulham y con la Supercopa de Europa en Mónaco ante el Inter de Milán. El Atlético de Madrid hacía 48 años que no ganaba un título europeo y con una gran reacción por parte de todos los estamentos del club se consiguió el doblete (se contrató como entrenador a Quique Sánchez Flores en sustitución de Abel Resino), pero de haber conseguido llegar a octavos de final de la Champions, es muy probable que el Atleti hubiera seguido con la sequía de títulos europeos de casi medio siglo.

Hay muchos más ejemplos en la historia del fútbol, pero estos tres que he expuesto en este texto vienen a corroborar que siendo la planificación, la seriedad, el estudio sistemático y pormenorizado de cada una de las áreas de un club de fútbol clave en el desarrollo del mismo, este deporte tiene sucesos propios o ajenos, que a la postre propician que se escriban capítulos con letras de oro en la historia de cada uno de los clubes. El grupo musical Mecano lo denominaría "la fuerza del destino".





2 comentarios:

Joaquín Casais dijo...

Muy buena la entrada, felicidades!. Es un tema del que hablo mucho con mis amigos. Yo diría que pese al indudable buen hacer de los dirigentes no hay que olvidar el factor suerte. En algunas charlas con mis amigos les pongo siempre el mismo ejemplo: El Barcelona de Joan Laporta. Recuerdo perfectamente como su promesa electoral era el fichaje de David Beckham, llegando a enseñar en su campaña un precontrato con el manchester united, y su entrenador preferido para su proyecto era Ronald Koeman. Al final no pudo cerrar ninguno de los dos y Laporta tuvo que tirar del plan B: Ronaldinho y Rijkaard de técnico. Decir también que Florentino descartó el fichaje de Ronaldinho (que tenia practicamente cerrado) por aquel entonces, en parte por informes negativos que le habian llegado sobre su comportamiento y en parte para fichar a Beckham, la obsesión de Florentino. Un fichaje estratégicamente perfecto tanto por haberle ganado el pulso al nuevo presidente del Barsa como por su impacto a nivel comercial. Mi pregunta es..¿que hubiera pasado si a Laporta le hubiese salido bien el "plan A" fichando a Beckham y a Koeman como entrenador y el Madrid tirara del B con Ronaldinho?. A posteriori es muy fácil hablar y decir que Laporta hizo un gran trabajo, y que desde un principio quiso hacer un equipo de hombres y no de nombres y cosas así..pero la realidad es que fichó a quien pudo y no a quien quiso realmente y al final, por cosas del destino le salio como estoy seguro nadie imaginó. Sin duda de haberle salido bien el plan A, la historia hubiese sido completamente diferente. Son, caprichos del destino... :) Felicidades nuevamente por la entrada, me gustó mucho!

Dejo varios enlaces con noticias de la época:

http://www.lavanguardia.com/deportes/20030610/51262776227/el-manchester-anuncia-un-acuerdo-con-laporta-por-beckham-pero-el-jugador-se-resiste.html

http://www.abc.es/hemeroteca/historico-18-06-2003/abc/Deportes/laporta-tomara-posesion-el-viernes-y-negocia-traerse-a-koeman_188683.html

PD: A modo de anécdota decir que el estandarte de la campaña electoral de Lluis Bassat, (el gran rival por aquel entonces de Laporta para la presidencia del Barsa) era nada mas y nada menos que Pep Guardiola, como director deportivo xD

Bryan Torres dijo...

Realmente son cosas del destino, pero aún así Laporta tiene todo tiene todo el mérito del mundo porque pudo no apostar por Guardiola perfectamente (entrenador de Tercera División en ese momento) y contemplar otras opciones. Un club profesional, y más si hablamos de la éllte del fútbol, debe de tener varias opciones por si se caen algunas negociaciones, es normal y lo hacen todos. Y a veces, es el destino el que te pone en la dirección correcta.
Un abrazo.