miércoles, 10 de agosto de 2011

Democratización del Trofeo Gobierno de Canarias

Ramírez, Milagros y Concepción. Foto: CDR (udlaspalmas.es)
La UD Las Palmas y el CD Tenerife jugarán sendos amistosos que servirán de presentación ante sus respectivas aficiones de cara a la temporada venidera. Primero en el Gran Canaria, después en el Rodríguez López. El torneo surgió a petición de los presidentes de ambas entidades -Miguel Ángel Ramírez por los amarillos, Miguel Concepción por los blanquiazules- al Gobierno de Canarias, en la persona de la Directora General de Deportes del mismo órgano, Milagros Luis Brito. Desde el Consejo de Administración de la Unión Deportiva, siempre se ha pensado que el descenso a 2ª Divisón B del conjunto tinerfeño perjudica económicamente a ambas entidades. Para paliar las consecuencias que genera la ausencia del derbi oficial, se han "inventado" este nuevo torneo. Tanto Las Palmas como el Tenerife han actuado inteligentemente y mirado por sus intereses dado que jugando entre sí se ahorran la contratación de otro rival que genere similar espectación. Pero el Gobierno de Canarias al colaborar en la creación de este trofeo y dar nombre al mismo, está discriminando al resto de clubes del archipiélago, puesto que hubiera sido aconsejable que dicho torneo fuera algo más abierto, con unas normas de acceso, donde al margen de los dos representativos, tuvieran la posibilidad de participar en el evento autonómico otros conjuntos. Baste como ejemplo La Copa Catalunya.

El torneo catalán lo juegan anualmente todos los clubes catalanes de Primera, Segunda, Segunda B, Tercera e incluso los campeones de inferiores categorías. El Barcelona y el Espanyol por ser los de mayor prestigio participan a partir de semifinales. Por tanto, si se va a crear un torneo con el nombre de Canarias y lo organiza su Gobierno, ¿por qué no democratizar el torneo y hacer un campeonato que represente a todo el fútbol canario? Hay múltiples fórmulas, e incluso emulando al torneo catalán, la UD Las Palmas y el CD Tenerife podrían participar a partir de semifinales (al ser clubes de mayor profesionalización en una competición no oficial y no condicionarles en exceso la pretemporada) y/o crear unas bases donde establezcan los criterios para participar en el torneo, por ejemplo, los clubes que militen en mayor categoría, y en igualdad de categoría los mejor clasificados de la última temporada. Podría hacerse con 4 equipos (dos semifinales y final), o en número superior donde se eliminen entre ellos para en semis incorporarse los dos representativos. Hay que tener en cuenta que el club que se puede sentir más discriminado es la UD Vecindario, club que esta temporada se enfrentará en la misma categoría al CD Tenerife, aunque también hay que añadir que la diferencia de masa social de uno y otro club es abismal. La sede podría ser rotativa e incluso podría establecerse que la final fuera a uno, o a dos partidos como está diseñada actualmente esta primera edición. La organización tendría que escoger entre todas las variantes posibles (número de participantes, formato del torneo, etc.) la que sea más conveniente.

Incluso la FIFA ha cambiado la Copa Intercontinental por el Mundial de Clubes, incrementando el número de equipos de una competición, donde los campeones de las Confederaciones europea y sudamericana parten como cabezas de serie (no se pueden enfrentar hasta la final) y disputan menos eliminatorias que los campeones del resto de Confederaciones del mundo. En cuanto a los gastos, según publica el periodista Manoj Daswani el día 6 de agosto de 2011 en su blog Tribuna Alta, perteneciente al diario La Opinión de Tenerife: "Los desplazamientos y el hospedaje de ambos equipos (Tenerife y Las Palmas) los pagaremos con nuestros impuestos. Y no digo que esté bien ni mal. Los que juzgan son ustedes". En Canarias, al estar fraccionada en Islas, éstos costes serían superiores a los de otras comunidades autónomas, pero como ya se ha descrito, el ejecutivo tendría que buscar la fórmula para que en próximas ediciones, pudiese celebrarse una auténtica Copa de Canarias, donde al margen de los dos máximos exponentes del archipiélago, estén representados otros clubes, consiguiendo una competición abierta que con el paso de los años llegue a convertirse en un torneo con solera.

2 comentarios:

Joaquín Casais dijo...

No puedo estar mas de acuerdo. Ya que van a hacer un nuevo campeonato, que lo hagan bien, aunque bueno, como bien dices, quizás esto es un primer paso para tener en un futuro una verdadera copa de canarias, sería un gran acierto y saldriamos ganando todos.

Un saludo!

Bryan Torres dijo...

Pues ojalá fuera así. No creo que fuera un primer paso para el futuro, pero bueno, tiempo hay. Influirá también la presión que puedan hacer otros clubes como el Vecindario o algún club con buenas relaciones institucionales con el Gobierno de Canarias.