viernes, 13 de julio de 2012

UD Las Palmas 2011 - 2012: un año de "relativa" tranquilidad

Resumen de la última temporada de Las Palmas donde se desarrollan las distintas fases por las que atravesó el conjunto amarillo. La Unión Deportiva finalizó el curso en la novena posición de la Liga Adelante. (Publicado en Vavel.com el día 13 de junio de 2012).





















La temporada 2011-2012 de la Unión Deportiva Las Palmas podría catalogarse como de tranquilidad, relativa eso sí, dado que en la casa amarilla nunca llueve a gusto de todos. Se cumplió el objetivo principal -permanencia sin pasar apuros como en anteriores campañas- y hubo algunos momentos en los que se coqueteó con la promoción de ascenso a Primera División. El técnico grancanario Juan Manuel Rodríguez, después de salvar al equipo la temporada anterior del descenso de categoría, se convirtió en el primer entrenador de toda la era del presidente Miguel Ángel Ramírez en sentarse en el banquillo desde la primera hasta la última jornada.

Altas y bajas 2011 - 2012

Como cada verano en el seno de la Unión Deportiva, el mercado de fichajes fue muy movidito. Hasta 13 futbolistas abandonaron la disciplina amarilla: Josico, Guayre, Jorge Larena, Lequi, Borzani, Perea, Samuel, Armiche, Pollo, Pindado, Quero, Dani Carril (sin ficha desde diciembre de 2010) y Cejudo (traspasado en el mercado invernal 2010-2011 a Osasuna). Los refuerzos para la nueva temporada fueron: Javi Castellano, Herner, Juan Guerra, Portillo, Laguardia, Dani Castellano, Corrales, Francis Suárez (tras regresar de su cesión a la Ponferradina), más la presencia habitual (con más o menos minutos) en los entrenamientos del primer equipo de los jugadores con ficha del filial Raúl, Roque, Artiles y Hernán (este último ya había debutado la temporada anterior). Momo fue firmado el día del cierre del mercado de invierno de cara a la segunda vuelta del campeonato.

Inicio de curso prometedor

Las Palmas hizo múltiples contrataciones para afrontar la campaña, pero sin duda los mejores fichajes los tenía en casa. El club pudo mantener a Jonathan Viera y a un Vitolo que regresaba a los terrenos de juego después de la grave lesión que le hizo perderse casi toda la temporada anterior. Tanto uno como el otro rayaron a un gran nivel en el primer tramo de la temporada. Tras las tres primeras jornadas el equipo figuraba en quinta posición. En los dos siguientes partidos no pudieron participar saldándose ambos encuentros con sendas derrotas. Casualmente cuando se recuperaron, Las Palmas encadenó una racha de seis jornadas sin perder, siendo el momento cumbre de ese mini ciclo los triunfos consecutivos ante Alcorcón y Valladolid. Celebradas las 11 primeras jornadas del campeonato, el cuadro insular ocupaba un sexto lugar que daba provisionalmente acceso al playoff de ascenso.

Noviembre negro y frustrado traspaso de Viera al Granada

Como sucediera el año anterior, el sueño se esfumó pronto. Las Palmas en los cuatro encuentros disputados en el mes de noviembre obtuvo 1 solo punto de 12 posibles. El objetivo era la permanencia, pero se temía que el equipo cayera en picado como sucediera en el curso al que se ha hecho referencia. Las Palmas pudo revertir la situación y durante aproximadamente los tres meses siguientes (parón invernal incluido) el conjunto de Juan Manuel Rodríguez ganó todo en casa (a excepción del partido ante el Deportivo de La Coruña) pero no logró ningún triunfo a domicilio. La Unión Deportiva figuraba en la media tabla produciendo críticas en el entorno amarillo sobre el estilo de juego y sobre una supuesta falta de ambición, especialmente lejos del Gran Canaria. Incluso algunas de esas críticas provenían desde dentro del club en la figura de Juanito Rodríguez, asesor del presidente y miembro de la dirección deportiva. El día que se iniciaba la segunda vuelta, la Unión Deportiva comunicaba en su web oficial el preacuerdo con el Granada para transferir a Jonathan Viera a cambio de 3 millones de euros. Éste se negó a aceptar el traspaso creándose un debate público entre el futbolista y el presidente (ver "El informe Viera").

Renace la ilusión

Después de 5 meses sin ganar a domicilio, Las Palmas vence con buen juego al Murcia en la Nueva Condomina. Una vuelta entera. Se había ganado fuera de casa por última vez en Balaídos y precisamente el siguiente conjunto que visitaría el Gran Canaria era el Celta de Vigo. El club de Pío XII creó una mini campaña de abonados en pleno curso en tanto en cuanto de los siguientes cinco encuentros en disputa, cuatro se celebrarían en el recinto de Siete Palmas. El primer envite ante el Celta fue superado con éxito. 3 a 1 ante uno de los mejores equipos de la categoría en un gran partido del cuadro local. Por primera vez en toda la temporada Las Palmas ganaba tres partidos consecutivos (Girona, Murcia y Celta). El siguiente rival era otro de los de arriba. El Almería arrancó un punto de la isla con dos goles de Ulloa. Los amarillos habían desplegado un fútbol vistoso ante dos de los equipos que aspiraban al ascenso y a pesar de las tablas con el cuadro almeriense, la distancia con la promoción se redujo a seis puntos.

Nuevo bache y aguas revueltas

Como sucediera en el mes de noviembre anteriormente comentado, Las Palmas se volvió a desinflar. Encadenó seis partidos consecutivos sin conocer la victoria (un triunfo en 9 jornadas). En este intervalo de tiempo, el equipo grancanario se seguía moviendo por la zona templada de la tabla con la permanencia virtual asegurada (objetivo principal comunicado por parte del club antes de iniciarse la Liga Adelante) pero con una imagen que provocó el enfado de aficionados, prensa, algún jugador y presidente. Básicamente el plantel era acusado de bajar el pistón cuando se cumplió el objetivo y de no tener ambición por aspirar a cotas más altas. En esa línea se mostró el guardameta argentino Mariano Barbosa, atribuyendo al vestuario amarillo falta de actitud. Pocas semanas más tarde el presidente Miguel Ángel Ramírez sería más explícito afirmando sentir vergüenza con el comportamiento de algunos futbolistas. Por otra parte, el entrenador nunca ha contado con el beneplácito de buena parte de la grada y de la prensa, acentuándose las críticas cuando los resultados no han acompañado. En medio de la vorágine, Jonathan Viera fue finalmente traspasado al Valencia a cambio de 2 millones y medio de euros (dos millones fijos más medio en variables). Toda vez que Las Palmas no tenía objetivos tangibles por los que pelear, las partes acordaron que el jugador no disputase el final de temporada.

Último mes intrascendente y balance final

Sin ningún objetivo ni por arriba ni por abajo más que el de terminar la temporada dignamente, Las Palmas afrontó el último mes de competición. Tres victorias se consiguieron en el sprint final, con actuaciones más que aceptables en líneas generales. Vitolo finalizó el campeonato como máximo goleador amarillo con 10 tantos. La Unión Deportiva Las Palmas terminó clasificada en novena posición -a 13 puntos de la promoción de ascenso y 18 puntos sobre el descenso (12 de no haber descendido por arrastre el Villarreal B)- con 58 puntos en la temporada más desahogada de los últimos años. Prueba de ello es que, como se decía al inicio del texto, Juan Manuel Rodríguez es el primer entrenador de la era Ramírez -desde 2005 como presidente- en empezar y acabar una temporada. El equipo isleño realizó a lo largo del curso algunos buenos partidos (especialmente como local), otros regulares y algunos otros malos (especialmente a domicilio). El año clasificatoriamente ha sido tranquilo, nunca peligró la permanencia en la categoría y en algunos momentos se activó la ilusión por alcanzar el playoff. Pero el frustrado traspaso de Viera y su salida después, la mala imagen ofrecida por el equipo en algunas fases de la Liga Adelante, las declaraciones altisonantes de Barbosa, el enfado público del presidente y las opiniones de su asesor; hacen que la temporada 2011 - 2012 pueda ser catalogada como de tranquilidad... relativa.

Fotos: CDR (udlaspalmas.es)

2 comentarios:

Malena Millares dijo...

Magnífica entrada. Un fuerte abrazo, Bryan.

Bryan Torres dijo...

Muchas gracias Malena, me alegra mucho que te haya gustado. Otro fuerte abrazo para tí.