jueves, 25 de abril de 2013

Bryan Torres en Radio Las Palmas (Punto Radio) 25-abr-2013

Hoy jueves 25 de abril de 2013 he participado nuevamente en el programa Deportes en Punto en el medio Radio Las Palmas (Punto Radio) que dirige y presenta Chano Rodríguez, para hablar sobre la actualidad de la Unión Deportiva Las Palmas y algo de Champions League.

Agradecer a Chano Rodríguez y Radio Las Palmas el trato dispensado y la oportunidad brindada. Esta es mi octava intervención en el citado medio. Se puede acceder a todas ellas a través de la etiqueta Fútbol Sin Humo en Radio Las Palmas.

miércoles, 17 de abril de 2013

El mismo cambio en otro escenario

La sensación en el Estadio (más allá de lo que figure en los resúmenes) es que la primera parte del encuentro entre Las Palmas y el Hércules fue igualada. No se reflejó la clasificación en ese primer periodo y el partido estaba abierto para que cualquiera de los equipos pudiera adelantarse en el marcador con buenas actuaciones de ambos guardametas. La Unión Deportiva no hacía prevalecer la condición de local, no se adueñó de la contienda.

En la segunda mitad cambió el decorado. Los amarillos tuvieron más control y Barbosa no tuvo que intervenir en ningún momento. La decisión adoptada por Sergio Lobera de sustituir a los catorce minutos de la reanudación a Nauzet Alemán en lugar de Javi Castellano fue controvertida. El título de este texto se centra en este acontecimiento. En condiciones normales el cambio natural para el 14 grancanario sería David González. Centrocampista de perfil ofensivo en un encuentro que va empate en tu cancha. Lobera, sin embargo, decidió apuntalar la medular con un segundo jugador de contención como Javi Castellano. Los segundos 45 minutos fueron ideales de cara a un hipotético playoff con el partido de ida en casa. A posteriori, se puede comentar que Barbosa no sufrió nada, por lo tanto desde el punto de vista defensivo fue un acierto. Desde el punto de vista ofensivo el equipo no mejoró, disponiendo en el cómputo global del encuentro de algunas ocasiones claras para ganar de forma merecida pero no se apreció en ningún momento un juego fluido por parte de los insulares.

Mi opinión personal es que en Liga regular (ya me lo pareció en directo) el cambio no me gustó. Ahora bien, por buscar el lado positivo de las cosas de cara al hipotético playoff (sin perder de vista el ascenso directo, y ojo, quedarnos fuera de los 6 primeros si nos dormimos), dicha sustitución, dada la importancia en las eliminatorias del valor doble de los goles fuera de casa y el primer tiempo con ocasiones y sensación de peligro por parte de ambos equipos, la hubiese firmado.

viernes, 12 de abril de 2013

El carácter subjetivo, psicológico y matemático del playoff

El tramo final de La Liga Adelante se presenta apasionante. Hay en juego una plaza de ascenso directo (la otra presumiblemente será para el Elche) y otras cuatro para el playoff de ascenso a Primera División. Almería, Villarreal, Girona, Alcorcón y Las Palmas (más algún equipo que pudiera llegar desde atrás) se repartirán los puestos del 2º al 6º a final de temporada. Lógicamente el premio más apetecible para todos ellos es el ascenso directo, pero conviene recordar que si no fuera posible tal logro, es importante quedar lo más arriba posible. Dicho de otro modo, es preferible quedar tercero que sexto. Por varios motivos:

1) De carácter subjetivo: Porque en un hipotético playoff el tercero y cuarto clasificado serán aparentemente más fuertes que el quinto y sexto clasificado.

2) De carácter psicológico: Porque la vuelta en casa siempre se ha considerado que aporta una ventaja al resolverse la eliminatoria ante tu gente.

Y 3) De carácter matemático: La más importante; Las eliminatorias de ascenso de Segunda a Primera División otorgan una gran ventaja al equipo que clasificó por delante en la liga regular, dado que en el caso de que si tras una hipotética prórroga el resultado global siguiera igualado, no habría tandas de penaltis (como se comentó en la entrada del 05/junio/2012 al analizar el playoff de la pasada temporada) sino que resultaría vencedor ese mejor clasificado al término de las 42 jornadas de campeonato. Esto permite al equipo que juega de local la vuelta, mientras la eliminatoria esté empatada, marcar los tempos del partido al estar "por delante" en la misma, y que el conjunto visitante tuviera que arriesgar más de lo que lo haría sin esa regla, permitiendo a los locales jugar con más espacios.